¿Qué caracteriza a un buen médico?

Un médico está habilitado a ejercer su profesión después de 7 años de estudio (como mínimo). Es un profesional que posee habilidades humanísticas un conocimiento científico exhaustivo de la medicina. Cuando se recibe, dicho profesional hace el juramento hipocrático, un juramento público de carácter ético dando testigo de la responsabilidad incumbente al recién recibido. El médico jura de hacer todo lo posible para curar al paciente. Este juramento denominado “hipocrático” proviene de la época de la Antigüedad. En el siglo V a.c, un médico griego llamado Hipócrates habría redactado un juramento cuando empezó a instruir la medicina.

  • un buen médico comprende la gravedad de las enfermedades y usa sus conocimientos académicos para brindar un tratamiento adecuado.

  • obtener toda la información necesaria para tratar a su paciente. Debe reconstruir o consultar su detallada historia clínica, basarse en lo que dice el paciente o sus familiares, pero también recurrir a hacer estudios antes la duda. En suma, para establecer un diagnostico seguro, hace falta avanzar con pruebas seguras.

  • debe poseer habilidades clínicas básicas: establecer un buen dialogo con el paciente, analizar el estado físico completo del paciente

  • debe investigar que no haya problemas médicos secundarios aunque halle una causa obvia de los síntomas presentados por el paciente. Algunas patologías o enfermedades conllevan otros problemas que también deben ser tratados.

  • si no está seguro del diagnostico, o de los resultados clínicos que presenta un paciente, el médico debe consultarlo con otros colegas

  • debe guardar toda la información que el paciente o un familiar le dé. Por más de que no le sirva para tratar las necesidades inmediatas del pacientes.

  • debe conocer los efectos favorables de los tratamientos que prescribe pero también los efectos indeseables o secundarios, por lo que debe otorgar una receta solo en el caso que esté seguro que ninguno de los efectos adversos tiene una alta posibilidad de producirse. Para ello, es necesario tener una historia clínica completa del paciente.

  • debe poder responder a las preguntas del paciente- si esté le pregunta algo que desconoce, entonces no deberá escondérselo y deberá buscar una respuesta para darle.

  • debe discutir de manera realista y amable con los familiares sobre los problemas de un paciente, no debe dar pronósticos demasiados optimistas en el fin de consolar a los familiares y debe poder aportarle noticias graves de manera adecuada para no generar demasiado sufrimiento. En suma, los datos de los ensayos clínicos son solo estimativos por lo que no puede darle nada concreto.

  • debe darle un diagnostico realista al paciente: el médico no puede asustar a su paciente con conjeturas lejanas a la situación de este. También debe informarle de la situación en la cual se encuentra, y lo que hará él para mejorarla. Por ejemplo: debe informarle si un medicamento es paliativo o curativo (el primero solo sirve para atenuar los síntomas y no a curarlos) para preparar psicológicamente al paciente a enfrentar eventuales complicaciones. En complemento a lo anterior: debe respetar la decisión del paciente. Es su deber de presentarle al paciente la mejor opción médica que dispone, pero no puede obligarlo o forzarlo a tomarla.